En ocasiones la vida en pareja se complica, ya sea por celos, costumbre, porque los acuerdos iniciales han cambiado, o simplemente nunca se hicieron.

Cuando las parejas se sienten “atoradas”, que ya no se entienden, que tienen conflictos a los que no les encuentran solución es recomendable acudir con alguno de nuestros expertos a fin de que cada uno pueda identificar el origen de su problema, responsabilizarse de su parte y permitir que el otro también se responsabilice de la suya y, de esta forma poder comunicarse de manera asertiva y llegar a los acuerdos necesarios.

En la terapia de pareja, el terapeuta funge como catalizador de los conflictos y acompaña a la pareja en el descubrimiento de sus roles y expectativas, contribuyendo a que ambos encuentren los acuerdos necesarios